martes, 20 de junio de 2017

Al-Balad durante Ramadán

Durante los 30 días que dura el Ramadán el casco antiguo de Jeddah, Al-Balad, se abarrota de gente desde la puesta de sol que es cuando rompen el ayuno con una cena (para ellos desayuno, Iftar) hasta altas horas de la madrugada.





Las tiendas que han estado cerradas durante todo el día abren y las callejuelas se convierten en mercadillos de ropa y comida.












Tal y como nosotros tenemos nuestro turrón y polvorones en Navidad, ellos también tienen sus dulces y chocolates.



Siempre lo digo, para mi la parte con más encanto de Jeddah es Al-Balad, a pesar del caos, los olores, el choque cultural, las miradas y el calor infernal debajo de la abaya.


Además si lo conoces bien se pueden comprar un montón de cosas!





Este video lo hice hace dos años.
(No le está haciendo daño al niño, es una representación pero aún no me he enterado de qué es)


domingo, 30 de abril de 2017

¡Mamá me casa!



Hace unos meses un compañero de trabajo se pasó por mi oficina y me dijo que se casaba así que le pedí que me contase todo el proceso.


Me contó que su madre le había encontrado una esposa, la hija de unos amigos de la familia. Me dijo que ya habían firmado el contrato e iban a esperar unos meses antes de celebrar la boda.

El siguiente paso fue la firma del contrato prenupcial y la entrega por parte del novio a la familia de la novia de una dote 50.000 SAR (sobre unos 12.500 €). Si la chica está divorciada sale más barata y son 30.000 SAR (7.500 €).

Aquí podéis leer un artículo que nos cuenta que desde que se incrementó la cantidad de la dote el número de mujeres solteras en el país se ha disparado, claro... ¡no todos pueden permitírselo!

Sólo hace un año que las mujeres tienen derecho a tener una copia de este contrato, otro pasito para los derechos de las mujeres.



Después de la firma del contrato suelen pasar unos 6 meses en los que los novios se van conociendo (siempre en reuniones en casa de la familia de ella y nunca solos). El futuro marido también tendrá que quedar con el padre de la novia y sus hermanos (varones) para que den el visto bueno. Si después de este tiempo todavía quieren casarse, y nadie tiene ninguna objeción, se celebra el convite. Si no, se divorcian.



Antes del convite hay una petición de mano o fiesta de compromiso (khitbah) en la que se intercambian anillos. A veces después de esta petición hay una fiesta pero siempre por separado, las mujeres por un lado y los hombres por otro. Una amiga estuvo hace poco en una de estas fiestas y me contó que tenían una pantalla de televisión en la que veían lo que hacían los chicos en el salón de al lado (pero no al revés).

Llega el día del convite que son también dos fiestas separadas, una para la novia (y las mujeres) y otra para el novio (y los hombres). A veces son el mismo día pero no es siempre así.

La boda de la novia

La celebración empieza sobre las 11 de la noche, sin novia.

Cuando las invitadas llegan se les confiscan los móviles para que no puedan hacer ninguna foto y sólo está permitida la entrada de la fotógrafa oficial.

Las casi tres primeras horas se las pasan bailando entre luces rosas y violetas, humo de discoteca y olor a incienso. También suele haber una actuación de una cantante o bailarinas para amenizar la noche.

Y durante estas horas de baile sobrevives a base de bombones, frutos secos y poco más... vamos que más vale ir cenada de casa si no quieres pasar hambre hasta la cena.


Esta pasarela de la foto hace de pista de baile, y en esos sofás se suelen sentar a charlar las madres de los chicos solteros para buscar esposa para sus hijos. ¡La frase de que de una boda sale otra nunca ha sido más acertada!

Mientras tanto la novia está en otro de los salones haciéndose el reportaje fotográfico con el novio y las familias.


Después de dos o tres horas de baile, y a veces pasada la una de la madrugada, aparece la novia bajando por estas escaleras con un vestido de princesa de cuento de hadas y las manos pintadas de henna.


Mi amiga me contó que unas niñas iban desenrollando una alfombra de pétalos de rosas por la que pisaba la novia.



Blanca y radiante la novia camina por la pasarela hasta el final en donde hay un escenario con un sofá  y ahí se queda sentada para que las invitadas vayan a felicitarla. La familia de la novia (mujeres) también suele subir con ella para las felicitaciones.



En algunas bodas se permite la entrada del novio y de la familia de la novia (padre y hermanos) que entran no más de 10 minutos para hacerse las fotos en grupo, previo anuncio, para que el resto de mujeres se tapen. Una amiga que estuvo en un boda me contó que cuando la fotógrafa entró todas las invitadas se cubrieron y algunas ¡hasta tiraron de los manteles para taparse!

Cortan juntos el pastel de boda y el novio se va.



Después de las felicitaciones, sobre las tres de la madrugada y a veces incluso más tarde, empieza la cena para las invitadas que puede ser en el mismo sitio o en un salón contiguo. La pobre novia ni cena.


En la boda a la que fue mi amiga, cuando se anunció que el buffet había abierto, las invitadas salieron corriendo y algunas acabaron despatarradas en el suelo, ¡ella y sus amigas no llegaron a probar bocado!

Esta es una pastelería en Jeddah







Las chicas se visten como si fueran a la ceremonia de los Oscar. Nosotras con nuestros vestiditos monos y tocados estaríamos totalmente fuera de lugar por ir poco arregladas.

Y lo más importante, el maquillaje, las lentillas de colores, los pelos postizos, las pestañas kilométricas, la cirugía estética ¡todo para ser la más guapa de la fiesta y que tu futura suegra se fije en tí!


No todas las bodas son exactamente iguales, varían de una región de Arabia a otra pero a grandes rasgos son así. Por ejemplo, en algunas zonas los novios no se ven hasta el día de la celebración.
GuardarGuardar
GuardarGuardar
GuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardar
GuardarGuardarGuardarGuardar
GuardarGuardar
GuardarGuardarGuardarGuardar

sábado, 18 de marzo de 2017

Mada'in Saleh

Si vives en Arabia Saudí es visita obligada ir a Mada'in Saleh que está en Al-Ula, en la provincia de Medina.


Yo fuí con unos amigos en coche desde KAUST, nos llevó unas seis horas llegar, durante las que en vez de vacas cruzando la carretera te encuentras camellos y algún que otro medio de transporte poco convencional. KAUST organiza viajes en autobús y también se puede ir en avión. Y muy importante, hay que pedir un permiso especial a la Saudi Commission for Tourism and Antiquities.

Mada'in Saleh fue declarado en 2008 patrimonio de la humanidad por la UNESCO y lo bueno es que ya que Arabia Saudi no da visados de turismo no hay turistas, salvo tu grupo y un par familias saudis que te puedas encontrar allí, así que te puedes hacer fotos sin 20 personas detrás ni te da nadie la lata para que compres souvenirs.

Mada'in Saleh (llamada antiguamente Hegra) era la ciudad comercial más importante de los nabateos, un pueblo árabe que reinaron desde el siglo IV a.C al I d.C en los territorios que están entre Siria y el norte de la península arábiga, y que tenían su capital en la famosa Petra.

Los nabateos eran nómadas que vivían en caravanas, controlaban la ruta de las especias y comerciaban principalmente con mirra, olíbano (el incienso que llevaron los Reyes Magos al niño Jesús), bálsamo y otras especias.

En Mada'in Saleh hay más de 130 tumbas con sus fachadas talladas en la piedra
Lo que más les caracterizaba era su arquitectura, excavaban templos y tumbas en las rocas y luego les esculpían fachadas espectaculares.

Hubo nueve reyes y el último, Rabel II Soter, murió en el año 106 d.C. que es cuando fueron anexionados al imperio romano durante el reinado del emperador Trajano, convirtiéndose en Arabia Petraea.

Mada'in Saleh significa ¨La ciudad de Saleh¨ y su origen está una historia contada en el Corán, la del profeta Saleh. Según esta historia, antes de los nabateos y 1.000 años antes de Cristo la ciudad se llamaba Al-Hijr y allí habitaban los tamudeos.

La leyenda cuenta que con la llegada de la civilización los tamudeos se volvieron materialistas, arrogantes, dejaron de adorar a Dios y empezaron a practicar la idolatría. Entonces Dios envío a su profeta Saleh para advertirles del inminente castigo que les enviaría si no expiaban sus pecados pero ellos no le creyeron y le pidieron que obrase un milagro para demostrar que era un profeta de Dios. Saleh les dijo que mirasen a su alrededor y recordasen todos los milagros que Dios ya les había concedido como los palacios, castillos y su superioridad frente a otros pueblos vecinos. También les recordó a sus antepasados, la tribu de los aditas a la que Dios castigó y destruyó por sus pecados.*

Aún así los más ricos no le escucharon, se burlaron de él y le siguieron pidiendo un milagro para probar que Dios era único y poderoso, le pidieron que hiciera aparecer un camello hembra. 

Saleh les preguntó que si con este milagro creerían en su mensaje, y ellos contestaron que sí y juntos rezaron para que ocurriese. Entonces un enorme camello hembra preñada de 10 meses apareció de entre las rocas para proveerles sustento con su leche inagotable.

Sin embargo, al poco tiempo muchos empezaron a protestar de que el camello bebía demasiada agua y asustaba al resto del ganado, y el profeta temiendo que lo hirieran les advirtió de la tormenta que les caería encima si le hacían daño, pero estos no le escucharon y lo mataron disparándole una flecha y clavándole una espada.

Dios les concedió tres días para arrepentirse pero no fue así, y Saleh y sus pocos seguidores dejaron la ciudad con sus pertenencias. La noche del tercer día el cielo se llenó de truenos y relámpagos, y un terremoto enterró la ciudad y a sus habitantes. 

* La historia de la destrucción de la ciudad de los aditas fue muy parecida: A'ad era el tataranieto de Noé, tuvo 1.000 mujeres, 4.000 hijos y vivió 1.200 años. Sus descendientes era conocidos como los aditas y fueron los primeros pobladores de la península arábiga. Los A'ad, como los tamudeos más tarde, se desviaron del camino recto y Dios envió a su profeta Hud para advertirles pero estos no hicieron caso, entonces Dios mandó un meteorito que levantó una tormenta de arena y enterró su ciudad Ubar y a sus habitantes. Lorenzo de Arabia la llamó la "Atlántida de las Arenas", en el Corán se la conoce como la "Ciudad de las Columnas" y en Las mil y una noches se le dedica un cuento "La Ciudad de Bronce". Esta ciudad fue descubierta en 1992 por satélites de la NASA en el Empty Quarter que es el desierto más grande del mundo, pero esa es otra historia...
GuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardar
GuardarGuardarGuardarGuardar